El PP cumple su programa en Grecia ¿Y el PSOE?

Os dejo una pequeña entrevista en Europa Press.

Captura de pantalla 2015-06-30 a la(s) 12.14.59

También planteé que me parece terrible que Rajoy, en vez de defender los intereses de los españoles reforzando la democracia en Grecia, haga política de partido y prefiera hundirnos a todos en el mar antes que asumir sus errores o su traición al pueblo griego. Lo hizo apoyando a Samarás en las elecciones. Su candidato perdió. Pero como no creen en la democracia, ahora quieren ganar fuera de las urnas lo que rechazaron los griegos ejerciendo el voto y la soberanía.

Empresas alemanas y francesas vendieron armas cobrando astillas y sobredimensionando el gasto militar (gobernaban los partidos hermanos del PSOE y del PP); los bancos franceses y alemanes concedieron préstamos sin tener garantías de poder cobrar, alimentando la burbuja; el BCE obligó a los gobiernos a asumir préstamos -que no iban a poder cubrir- y que fueron íntegramente a los bancos alemanes y franceses. Pero Alemania, y de manera seguidista Francia, dicen ahora que los griegos son culpables.

El Partido Popular Europeo está cumpliendo su programa de máximos en Grecia, sin importarle, una vez más, romper la democracia en todo el continente. Lo que no termino de ver es qué hace el Partido Socialista Europeo. ¿Está apoyando al PASOK que hundió Grecia? Una vez más a la rueda de la derecha. Como el TIPP, como en los tratados secretos internacionales, como en el apoyo al FMI. España se ha vuelto con Zapatero y Rajoy periférica. Pero ¿y Francia? Ver a los socialistas franceses da vergüenza.

Publicado en Comiendo tierra | Deja un comentario

Grecia contra los hombres de gris

image

Hay una incompatibilidad entre democracia, soberanía y economía financiera global. Venía tiempo diciendo la academia que hay que escoger solamente dos de ellas. Pero era un análisis amable. Lo que sobra, en cualquier caso, es la democracia. Dicen los funcionarios del FMI que no soportan la arrogancia de las autoridades griegas. ¿Qué es esa mierda de preguntarle al pueblo? ¿Queremos regresar a la URSS o qué? Y echan de la sala de reuniones a Varufakis, que estaba representando a todo un pueblo. Hay sitios en donde si miras al carcelero a los ojos te ganas una paliza. O un tiro.
Los burócratas de la Troika se caracterizan por ser implacables con los débiles y obsequiosos con los fuertes. Les va en ello cambiar de corbata y subirse el sueldo. Peor se pone el asunto si pensamos que el sueldo se lo pagamos nosotros. ¿Por qué es posible exigir a cualquier trabajador que cumpla con sus obligaciones menos a estos paniaguados de los organismos financieros internacionales? Insultan al gobierno legítimo griego y las empresas de medios de comunicación jalean el “intolerable mal comportamiento” del gobierno de Syriza. Claro, si los bancos se ha hecho con el control de los medios. ¿Van a criticar a sus jefes?
Venimos, como siempre, de la historia. Alemania cedió su más preciada pertenencia, el deutsche Mark, en 1990 a cambio de que Francia le concediera la soberanía para la unificación. Nacía la moneda única. La Segunda Guerra Mundial terminó con una rendición incondicional del III Reich, de manera que la unión de la RFA y la RDA tras la caída del Muro de Berlín sólo era posible si las potencias ganadoras firmaban un tratado de paz. Eso fue el Tratado Dos más Cuatro (las dos Alemanias y las cuatro potencias vencedoras) firmado en septiembre de 1990. La primera respuesta de la Alemania unificada fue forzar a la UE el reconocimiento de Eslovenia y Croacia -ya empezaban a regresar al concepto de “patio trasero”- adelantándose a hacerlo. Lo que pasó en Yugoslavia ya lo sabemos.
Alemania ahora intenta forzar la salida de Grecia de la Eurozona. Esa salida, inevitablemente, forzaría la salida de Portugal, que forzaría la salida de Italia, que traería consigo la salida de España. Al final, otra vez, cuando Francia estuviera a solas con Alemania, Merkel podría recuperar su moneda, reforzada durante todos estos años por un mercado único a su servicio y una financiación de sus inversiones gratis al haberla pagado el resto de Europa con la altísima prima de riesgo. Y todo el sueño europeo, que nos ha traído decenios de paz interna después de la terrible primera mitad del siglo XX, regresará a la angustia de los años treinta. No se trata de hacer oscuras predicciones. Se trata de no volver a equivocarnos.
Que Alemania se comporte como ha venido haciendo desde que derrotó a Austria en la batalla de Sadowa a finales del XIX puede entrar dentro de lo comprensible. Todos los países son deudores de su trayectoria (la path dependence en términos de la ciencia política). Europa lo entendió y por eso la ancló en el proyecto comunitario desde la creación en 1951, en el Tratado de París, de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero. Ese año, en la inmediata posguerra, comenzaría igualmente un acuerdo para perdonarle a los alemanes sus deudas de guerra, que culminaría en el Tratado de Londres de 1953. Lo incomprensible es que Europa vuelve ahora a dejar suelta a Alemania. Algo que sólo se entiende por las características de la economía financiera global, que convierte a nuestros países en protectorados de Alemania guiados por un afán colaboracionista que sólo beneficia a las élites que forman parte del 1% que está saqueando la despensa del 99%.
Es el momento de los pueblos. Los que quieren recuperar la capacidad de consumo para reactivar la economía, terminar con el desempleo y reinventar una senda de crecimiento que tendrá que ser respetuosa con la naturaleza. Estar hoy con Grecia es estar con la democracia. Es momento de exigir que la democracia y los derechos humanos estén por encima de la codicia financiera, para que no vuelva a caer la noche sobre Europa. En el caso de España preocupa que los que ayudaron a echar el manto negro sobre nuestro país sean vistos con indulgencia por quienes nos gobiernan. En 1936 Europa no estuvo a la altura y cuando reaccionó en 1939 ya era tarde. Lo que está pasando con Grecia no es ninguna broma. Nos estamos jugando la paz del continente. Ayudemos a Grecia contra los hombres de negro que, en verdad, son los hombres vestidos de pardo y correajes de siempre.

Publicado en Comiendo tierra | Etiquetado , , | Deja un comentario

Grecia 2015-Polonia 1939

image

Rueda de prensa en Pamplona recogida por Europa Press.

Monedero compara la situación griega con la invasión nazi de Polonia

Advierte de que “antes de que Hitler invadiera Polonia hubo señales claras de su comportamiento y Europa no estuvo a la altura” PAMPLONA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) – El exsecretario de Programa de Podemos Juan Carlos Monedero ha afirmado que se está viviendo en Grecia “lo que vivió Europa en el año 1939 con la invasión alemana de Polonia” y ha añadido que “sabíamos que nos iba a costar dolor pararle los pies al fascismo, pero si lo hubiéramos hecho antes nos hubiéramos ahorrado muchísimo sufrimiento”

http://www.europapress.es/navarra/noticia-monedero-grecia-vive-vivio-europa-1939-invasion-polonia-20150622184524.html

Publicado en Comiendo tierra | 90 comentarios

Teatro y política (un estercolero lleno de dudas)

 

Después de ver “Arrojad mis cenizas sobre Mickey” de Rodrigo García subimos a una terraza de Lavapiés y hablamos sobre la obra. ¿Puede ayudar el arte en este momento de cambio que vivimos? ¿Debe hacerlo? ¿Hay que dejar que el artista se exprese como quiera o debe hacer un esfuerzo por dialogar? Claro que el artista debe vivir en las claves del arte, pero vive en el mundo. No debe ser rehén de nada, pero si pierde la compasión se convierte en un esteta mayordomo de los poderosos. Lo vemos todos los días en el cine, donde artesanos con perfección en el oficio ponen su buen hacer al servicio del infierno. Nerón prendió fuego a Roma para ver esa obra de arte. Pero Nerón no pasaba de ser un gilipollas.

Rodrigo García pelea por despertarnos y nos da con la almohada en la cabeza. El problema es que a veces la almohada tiene dentro un ladrillo en forma de concepto que no duele menos. En cualquier caso, que una obra de teatro ayude a pensar es un regalo de los cielos. Hubo un tiempo en el que los obreros italianos salían de las fábricas y sin cambiarse el mono iban a las plazas a escuchar ópera. No estaría mal que nos ocurriera lo mismo en nuestro país con el teatro. Aunque, si el PP, en 2015, ha censurado la obra de Rodrigo García en su presentación en Madrid ¿pensamos que iban a dejarnos dar herramientas al pueblo para que sacara sus propias conclusiones? No olvidemos que votar es un paso, pero luego queda todo lo demás.

image

Publicado en Comiendo tierra | Etiquetado | 24 comentarios

El humor negro de los tamayazos indirectos

700x381xNocheelectoraldeAhoraMadridenlacuestadeMoyano2817474831754292.jpg.pagespeed.ic.2L2hU6_MH3

Hay una tradición de humor negro en España, nacido de un país con heridas mal cerradas, que sigue acompañándonos en el siglo XXI con desigual fortuna. Arranca con las exigencias de un Estado abocado a la evangelización de Europa -que exigía mucho y daba muy poco- y que explota con grandeza en la literatura picaresca, La Celestina, El Quijote o en Quevedo. El siglo XIX lo alimenta con sus convulsiones y dan cuenta de ello Baroja y Goya, para llegar al siglo XX con Valle-Inclán, Solana o Eduardo Mendoza. Ese humor negro, brillante en esos casos, tiene una vertiente chusca propia de un país con complejos que es incapaz de hacer La vida de Brian o El sentido de la vida (de los Monthy Pyton), que a veces acierta con Amanece que no es poco pero que por lo común hace “landismo” o reediciones del humor de culo, caca, pedo y pis que ha representado con éxito la saga de Torrente. Los judíos hacen chistes de judíos y los negros se ríen de los negros. Los italianos hicieron Novecento y nosotros La vaquilla.

El PP fundado por Manuel Fraga exige la dimisión de Guillermo Zapata. El mismo PP del mismo Fraga que firmó sentencias de muerte en gobiernos de Franco -el mismo que ayudó a Hitler en el Holocausto- y que redactó la Constitución porque estar orgullosos del holocausto franquista no es un problema. Cosas a todas dudas menos graves que meter en un debate sobre los límites de la libertad de expresión los chistes de ese humor negro de mierda tan de nosotros los españoles. Zapata, repitiendo esos chistes infames, estaba autoinculpándose del aquelarre que le hicieron a Nacho Vigalondo por hacerse la misma pregunta. Lo terminarían echando de El País los mismos que publican fotos falsas en portada o noticias prevaricadoras. Que Guillermo Zapata repitiera entre comillas esos chistes no significa que comparta esas ideas. De la misma manera que no es lo mismo hacer un chiste sobre homosexuales que ser homófobo. Lo preocupante es que el portavoz del PP, Hernando, sí cree que el lugar de los republicanos asesinados por Franco, el referente del fundador de su partido, está en las cunetas de España. ¿Pero cuándo le ha importado al PP la verdad? Valle-Inclán sería víctima de una cacería por parte de la que pensaba que Sara Mago era una pintora.

El PP rastreó más de 30.000 tuits de Guillermo Zapata -y supongo que también de los demás concejales del cambio- buscando cadáveres en el armario. No pueden buscar cuentas en Suiza ni pagos en B para remodelar sedes ni acuerdos con constructoras. Tuits. Peligrosa esta gente de Podemos. Luego, esperó a que se configurara el consistorio para sacarlos y montar un escándalo. Como esos malos guardias de tráfico que se ponen detrás de una curva -y no delante- con la intención no de evitar un accidente sino de multarte. Así abrimos el lunes no hablando de los nuevos ayuntamientos democráticos, sino de unos tuits. Alta política. Tampoco hablamos de que el Presidente del Gobierno, Rajoy, ha llamado a millones de españoles excéntricos y sectarios por votar gobiernos de cambio. Vamos mejorando porque antes directamente daban un golpe de estado.

El PP va a buscar fuera de las urnas lo que perdió en las elecciones del domingo 24 de mayo. Y ha empezado con el caso de Guillermo Zapata. Ya que una reedición tal cual del Tamayazo convertiría nuestras ciudades en reediciones de Baltimore, van a trabajar en Tamayazos indirectos. Todo el aparato del PP  ya ha empezado a obrar en esa dirección. No es de extrañar que una parte del PSOE le apoye en ese viaje -no olvidemos que Felipe González, el referente moral de los “socialistas”- acompañó a la puerta de la cárcel a Barrionuevo y Vera, responsables de haber montado un grupo terrorista con dinero de todos los ciudadanos. Se equivocarán, porque ellos serán los siguientes. Lo que nos jugamos ahora, después de haber echado a tanto corrupto y corrupta de los ayuntamientos, es seguir limpiando. Y en esa tarea sería bueno contar con los socialistas honestos.

Guillermo Zapata no es racista ni xenófobo ni antisemita. Algo que sí son muchos miembros del PP. Los que nunca han consentido en cambiar el nombre de las calles que consagran nuestro genocidio. Los que han impedido que el pleno del Congreso condene el golpe de julio de 1936. Los de la Gürtel. Los que tienen a sus números dos -como Esperanza Aguirre- en la cárcel por ladrones. Los que tienen al 100% de sus últimos tesoreros imputados por corrupción. Los que han financiado campañas electorales con dinero de los constructores a los que luego les han dado obras públicas. Los que, si nosotros fuéramos culpables de la décima parte que ellos, nos desollarían. A los que permitimos que nos den lecciones. Y eso es algo que también se tiene que acabar. Por higiene democrática.

Publicado en Comiendo tierra | 127 comentarios

Zerolo, un político que siempre te daba dos besos

Enlace permanente de imagen incrustada

Estamos tristes. Yo estoy triste. Nos vimos en mil sitios. Siempre con coraje. Siempre poniendo el cuerpo para el amor y para la guerra. Era socialista en tiempos en donde no era un regalo ser socialista. Uno de los socialistas que lavaba la cara a los socialistas que no merecen el nombre. Vivía el socialismo como una identidad que le llenaba la vida. Todas sus luchas las reivindicaba para la memoria de su partido. Llevaba con mucho orgullo ser del PSOE y mentiría si no dijera que gente como él podían reinventarse  el partido que fundó un tipógrafo honesto a finales del siglo XIX. La “ese” del partido, en su cara, era “ese” de socialista y era “ese” de sonrisa. Siempre fue elegante, incluso en la contienda. Se hizo peleando y eso marca carácter.

Venía a la Tuerka siempre que le llamábamos y nos estampaba dos besos que actuaban como la kriptonita en las fuerzas de los supermán  “anticasta”. Se defendía con las razones de quien estaba en la calle con los movimientos y siempre se presentaba como el socialista coherente que no le tenía miedo ni al amor ni a la pelea. Le sacábamos los colores por las cosas que hacía su partido y él nos decía: ¡no todos somos así! Y sonreía y sabía que quien viene de peleas tan grandes como la que él había dado por los derechos de los homosexuales en la España nacional-católica machorra y acomplejada no le tiene miedo al largo plazo de las transformaciones políticas. Pedro siempre sonreía y cuando se enfadaba se ponía corriendo los deberes de que se le pasara el enfado. Pedro Zerolo era un socialista con una coherencia vital que mantenía firme en el tóxico mundo de la política, ese que otorga la alegría infinita del trabajo colectivo y la amenaza permanente de los cortesanos sin alma. Era un político diferente. Por eso en su ausencia el dolor es diferente. Entendía por qué había nacido Podemos y estaba convencido de que con las banderas de la honestidad podíamos caminar mucho trecho juntos. Por eso estaba en las calles además de en los parlamentos y  vivía de la luz de quien hace las cosas correctamente.

Estamos tristes. Yo estoy triste. Pedro Zerolo era un amigo. Y su alegría, su fuerza, su compromiso, su sosiego y su sentido común nos acompañan mitigando algo la tristeza porque ya no va a estar con nosotros. Que la música,  el sol y la mar de sus islas canarias lo mezan para siempre. Y nosotros, que tenemos que volver  a asumir  que estamos un poquito más solos, hagamos todo lo posible por no olvidar que gentes como Pedro podían hacer posible lo imposible.

Publicado en Comiendo tierra | 24 comentarios

Bogotá humana: una aldea gala por la paz

Imagen de previsualización de YouTube

Desde Bogotá, aldea gala rodeada de paracos, narcos, guerrilleros anclados en lo imposible y un gobierno con las vitrinas llenas de falsos positivos que lucen como medallas porque a Uribe le dejan espacio político Felipe González y parte de los peores ex presidentes de la “democracia” que ha tenido la historia de América Latina. Sin olvidar a Esperanza Aguirre o a Cristina Cifuentes, tan amigas de los enemigos de la democracia.

Por fortuna, luego está toda la buena gente que se está reinventando ese hermoso país. Ojalá todos hagamos nuestra parte en el proceso de paz. Se lo he repetido a quien ha querido escucharme: Podemos existe porque ETA ya no está matando. Ayudemos todos los demócratas a que la paz fructifique en Colombia. Y no olvidemos que una parte importante del estancamiento de Colombia es responsabilidad de unos medios de comunicación con nulo oído musical para la democracia.

 

Publicado en Comiendo tierra | 22 comentarios

Podemos: otra manera de hacer política

Imagen de previsualización de YouTube

En Podemos hacemos cosas hermosas que no se hacen en otros sitios. Por eso nos visita la alegría que ya no visita a los partidos de la vieja política. Estamos intentando reinventar la democracia y eso exige reclamarle a la política la amabilidad que perdió. Y que deje de dar vergüenza. Mientras, la derecha muestra su cara montaraz y vuelve a hablarnos de tamayazos y de la necesidad de que regrese Tejero. Nunca la derecha ha aceptado la democracia si no estaban las cartas marcadas. No quieren que miremos debajo de las alfombras que han deshilachado. Pero ese es el compromiso que adquirimos cuando nacimos. Y saben que lo vamos a cumplir. Los vecinos de todas nuestras ciudades tienen derecho a saber si sus gobernantes han vaciado las arcas públicas para llenarse los bolsillos. ¿Cómo no van a tener pánico las Aguirre, Barberá, Cospedal y demás tropa? Las mayorías de nuestras ciudades quieren gobiernos honrados que mejoren la vida de la gente. Que quiten la boina de mugre que dejan los que han protagonizado el bochorno durante todos estos años. Ellos ladran y amenazan. Nosotros, sonreímos.

Estamos empezando a caminar con un pueblo que exige no repetir los errores de siempre. Toca hacer gobiernos en las comunidades autónomas, pero no hace falta entrar en ellos cuando los viejos partidos siguen marcando la pauta. Sabemos que los votantes y los militantes del PP no son iguales que los militantes y votantes del PSOE, pero sus dirigentes llevan demasiado tiempo juntos haciendo cosas demasiado parecidas. Una vez conformados los gobiernos, tienen que ser de cambio. Hay que exigir que se gobierne diferente desde el comienzo. Podemos, desde la oposición, tendrá que poner un límite para que se cumplan las exigencias sociales urgentes que precisan nuestros pueblos, de la misma manera que hay que acordar compromisos de regeneración democrática que pasan por cambiar el sistema electoral, darle condición realmente pública a los medios de comunicación públicos y revisar todas las contrataciones realizadas. En los municipios toca reconstruir aquellos  ayuntamientos democráticos de 1979, acompasados a las exigencias de participación política que reclama la ciudadanía. Podemos es la nave nodriza que puede y debe abanderar el cambio en las elecciones generales con una voluntad común y compartida que abra nuevos caminos. Nuestro país confía plenamente en nosotros como herramienta de cambio. Por eso, porque vuelve a haber esperanza, está recuperando el coraje, la fuerza y la sonrisa. Sigamos haciendo política de manera diferente. Y no nos olvidemos de nuestro compromiso de hacer las cosas de otra manera: su odio, eso: nuestra sonrisa.

Publicado en Comiendo tierra | Etiquetado | 82 comentarios

El voto útil en Madrid se llama Podemos (Ariel Jerez, Jesús Montero y Juan Carlos Monedero)

image
En un tiempo político marcado por el cambio, sólo el peso determinante de lo nuevo puede garantizar que se sacudan las alfombras y se abran las ventanas. Madrid va a ser el portaaviones de la transformación y, al igual que en Valencia, la caída del PP le va a llevar a una noche oscura preñada de imputaciones, juicios, condenas y traiciones internas (la derecha castiza, como es conocido, es así).

Sin embargo, como en todo tiempo de crisis, lo viejo no termina de marcharse y lo nuevo no termina de llegar. Lo viejo tiene a su favor la inercia del tiempo y el miedo sembrado durante decenios; lo nuevo tiene en contra el cuestionamiento de los poderosos mediado por sus muchos altavoces y los escasos espacios para explicar sus propuestas.
Cuentan de un tipo que tras fallecer le dan a elegir entre el cielo y el infierno. Quizá por efecto de la democracia participativa -que habría llegado al más allá-, le ofrecen probar antes ambas opciones. Llegado al infierno se encuentra un escenario de divertidas orgías sin culpa, comidas suntuosas, voluptuosas bebidas, relajo absoluto, mimos y total libertad para campar a sus anchas. Una sonrisa le habita el rostro. En su visita al cielo, ya casi sin ganas, se le ofrece una armonía absoluta mecida entre nubes y querubines tañendo la lira, dispuesto todo para favorece la contemplación y la reflexion. El difunto opta decididamente, vistas las ofertas, por el infierno. Nada más cruzar la puerta nota cómo le clavan un tridente en el trasero, lo encadenan a un poste rodeado de llamas terribles y mientras le dan latigazos fornidos demonios, perros hambrientos muerden sus carnes, a tiempo que conocidos tertulianos con conocidas maneras de macarras le gritan al oído sus pecados. El tipo acierta a decir: ¡Pero si ayer estuve aquí y no había nada de esto! Y el diablo le contesta: es que ayer estábamos en publicidad. Vamos, en elecciones.
Ya no es tiempo de decirle al PSOE: “no nos falles”. La reflexión que necesitan los socialistas es imposible que la hagan desde posiciones de poder. En el caso concreto de Madrid caben un par de preguntas: ¿puede realmente el PSOE impulsar una agenda de cambio cuando ha sido cómplice necesario de los males que nos aquejan? ¿No basta el ejemplo de Andalucía para ver que la arrogancia y el nulo propósito de enmienda son su verdadero comportamiento más allá de las promesas electorales? ¿Es el binomio Manuela Carmena-Ángel Gabilondo un buen paso en el proceso de cambio que necesitamos en Madrid? Estamos convencidos de que se trataría de un paso a atrás o, en lo mínimo, a un lado. El riesgo de este voto cruzado retrasaría y debilitaría un cambio que se tiene que apoyar necesariamente en una profunda renovación e innovación en la vida institucional madrileña.

Para optimizar la conexión entre administraciones sin duda lo mejor es una nueva coalición de gobierno progresista, liderada en el municipio por Manuela Carmena y Ahora Madrid, y por José Manuel López y Podemos en la Comunidad. La dirección y la fuerza del cambio que necesitamos en esta región capital nos obligan a pensar en cuatro aspectos políticos fundamentales para enfrentar una coyuntura delicada, tanto su aspectos financieros como institucionales.
1. ¿Cuál es la fuerza política para el cambio? En el nuevo tablero político será necesario afianzar lo sinceramente nuevo para que las inercias del pasado no ahoguen la posibilidad de cambio. El PSOE en Madrid trae pesados baúles de sus crisis internas y de su pasado. No olvidemos que Esperanza Aguirre ha gobernado Madrid sólo porque dos diputados del Partido Socialista, Tamayo y Sáez, escucharon las ofertas de “mamá Gürtel”. Lideraba el PSM Rafael Simancas. Los socialistas madrileños vienen de un largo periodo de acomodamiento institucional, en el que se han constatado sus limitaciones para oponerse el vendaval neoliberal que ha asolado Madrid en las últimas décadas. Y más todavía al haber sido cómplices en organismos de control como el de Bankia, que vendió preferentes y repartió tarjetas negras por doquier. Tras cambiarle las cerraduras a Tomás Gómez, el partido está de nuevo en manos Rafael Simancas, a pesar de que una larga década no ha bastado para avanzar en la recomposición de las familias de un partido que hoy tiene suficiente con salvar los muebles. Podemos viene a la carrera con una mochila ligera, llena de ideas y entusiasmo, con una clara convicción de que hay que poner a trabajar todos los recursos posibles. Es necesario escuchar, junto a la ciudadanía, a funcionarios y expertos, y con todos promover un programa de cambio del modelo productivo y del sistema de control institucional.
2. ¿Quién aporta un liderazgo incluyente y la capacidad de trabajo en equipo? Creemos que sólo Podemos puede liderar el cambio con garantías de que el empeño transformador va en serio. Evaluar la capacidad de liderazgo y el trabajo en equipo no solamente es una cuestión del rango alcanzado, sino también de objetivos conseguidos en términos de transformación. En este sentido, el candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid, José Manuel López -a quien los medios han tratado de invisibilizar- tiene una trayectoria estimulante y creativa. Así ha sido en los proyectos de lucha contra la pobreza impulsados desde Cáritas, renovando sus programas de investigación y publicaciones en el marco de la Fundación Foessa, innovando en las relaciones internas entre distintos departamentos para perseguir equipos y objetivos más integrados y orientados políticamente (más solidaridad y menos caridad). Otro tanto ha desarrollado López en la Fundación Pluralismo y Convivencia del ministerio de Justicia, donde abordó por primera vez de manera integral las diferentes políticas públicas y sociales que se necesitaban para mejorar la convivencia interreligiosa, con un sistema de información protocolizado, innovador y celebrado por sus superiores (tanto del PP como del PSOE) como de los miembros de las diferentes confesiones. En su paso breve por la Fundación Tomillo, en concreto en el departamento de investigación que desarrolla los proyectos de cambio de modelo energético para la renovación urbana, tuvo tiempo este ingeniero de formación para idear un nuevo modelo de ciudad.

En todas estas tareas se valoró su trabajo y habilidad para la consecución de recursos. Por el contrario, Gabilondo no tiene un solo hito que pueda ser valorado como transformador en su dilatada vida institucional. En la escasa información crítica publicada se trasluce una actitud que termina siempre acomodándose al statu quo de cada institución. Su tan aireado Pacto por la Educación como ministro quedó en aguas de borrajas, al igual que el Instituto de Humanidades que prometió para conseguir el rectorado. Como intelectual progresista no puede decirse que siguiese la senda de la ética disidente de otros ministros socialistas: votó en agosto de 2011 la modificación del artículo 135 de la constitución para priorizar a los bancos extranjeros sobre los derechos sociales de los españoles. No dudando de que su candidatura mejora considerablemente las apuestas tradicionales del PSOE, no puede escapársenos que los socialistas madrileños, al igual que hemos visto con los socialistas andaluces, cuando tienen que escoger entre los intereses del partido y los intereses de la ciudadanía, optan por priorizar sus garbanzos.
3. ¿Qué programa apuesta por una verdadera transformación? Los programas de Podemos y el PSOE no tienen comparación en su voluntad de cambio. La propuesta del Banco del Agua, como herramienta financiera para el desarrollo regional, con el blindaje estatutario del agua de Madrid como recurso común inalienable de los madrileños, es probablemente la propuesta financiera más valiente de nuestra reciente democracia. A imitación del banco público holandés (Nederlandse Waterschapsbank), que gestiona diques y agua, serviría para potenciar un cambio de modelo productivo a partir de un reagrupamiento de empresas públicas y programas de investigación de universidades madrileñas. Se trata igualmente de una propuesta de cambio del modelo energético urbano que implica a la población como productores y usuarios de energía y servicios públicos. La propuesta de área única para la prestación de servicios educativos, sanitarios y de políticas sociales, una vieja demanda de los defensores de lo público frente a la propuesta de libre elección de centros y especialistas, busca generar una nueva lógica de proximidad que potenciaría la participación y concienciación ciudadana. Del programa socialista no hemos visto ninguna propuesta llamativa más allá de utilizar ejemplos y argumentos manejados por el candidato de Podemos.

4. ¿Quién tiene la voluntad y la capacidad de controlar a las élites de poder? El descontrolado establishment actual apuesta por Gabilondo intentando controlar “daños”, pretendiendo que su presencia en la Comunidad frene el impulso popular de la candidatura de Manuela Carmena en la ciudad. Lo apoya la televisión, como pudimos constatar en el triste debate Cifuentes-Gabilondo en Un Tiempo Nuevo, excluyente como en los viejos tiempos para apuntalar el bipartidismo en retroceso (también con los repartos de entrevistas e informaciones en los programas de información política). En su evidente desbandada tras pasar su mayoría accionarial a un fondo financiero, el grupo PRISA no ha ahorrado esfuerzos para ensalzar la imagen de “intelectual” comprometido del exministro. Los nuevos dueños de El País han hecho todo lo posible por frenar a Podemos, abriendo todo el caudal para las informaciones perjudiciales y cerrándolo hasta invisibilizar a un candidato que por su edad, perfil profesional y trayectoria de gestión se sale de los estereotipos con que su línea editorial estigmatiza a Podemos como fuerza amenazante. Por una cuestión generacional, los lectores de El País tienen justificada simpatía por la empática jueza Carmena. Por eso, desde el que fue el diario de referencia se ha aprovechado esta simpatía para colgarles a sus lectores como un fardo al PSOE de Simancas, presentándolo como parte de la ilusión del cambio. Otro tanto han hecho queriendo presentar a “los intelectuales en política” como una garantía de transformación, cuando en verdad se ha tratado de una operación cosmética de la vieja política. Todo con el fin de ocultar la candidatura de José Manuel López a la Comunidad. Solo con Podemos liderando Madrid, independiente de los poderes económicos clientelares largamente asentados en las instituciones madrileñas, se puede sacudir la costra de la casta depredadora y hacer justicia ejemplar. Y la casta y la costra lo saben.
Las opciones de maquillaje en las candidaturas madrileñas de los viejos partidos son parte del pasado. La manera en que Ciudadanos ha creado sus candidaturas -con la proliferación de numerosos escándalos producto del arribismo- es igualmente parte del pasado. La villa y corte de Madrid se llena de villanos y cortesanos. Nos jugamos demasiado como para engañarnos. El cambio necesita una conciencia ciudadana que se exprese con firmeza en estas elecciones. Gabilondo está lejos de poder controlar al PSM. Y mucho más lejos de poder liderar todo lo que toca levantar, barrer y recuperar desde el Ayuntamiento y la Comunidad. El cambio en Madrid necesita a un gestor con trayectoria creativa, un grupo parlamentario con voluntad renovadora y el empuje transformador que Podemos viene imprimiendo a la vida política nacional. Manuela en el ayuntamiento y José Manuel en la Comunidad son el “sí se puede” de la democracia que tenemos que reinventar. Pasados muchos años, el porcentaje de la gente que recordaba haber votado a gente decente como Tierno Galván era superior a la gente que realmente le votó. Este domingo tenemos la oportunidad de votar a José Manuel López y a Manuela Carmena y recordar después que hicimos nuestra parte en el comienzo del cambio.

Publicado en Comiendo tierra | 41 comentarios

Podemos: tu responsabilidad

En Sol el 31


“De todos los obstáculos, las corrientes son las más tentadoras”

Elias Canetti

Los ataques recibidos por Podemos siempre han estado a la altura de la preocupación que hemos creado. Las baterías vuelven a dirigirse contra nosotros a una semana del final de la campaña: señal de que la impaciencia les crece. Esta es la encuesta en la que siempre he creído: cuanto más nos atacan e insultan, señal de que mejor vamos. Ellos, los de la casta, lo saben y por eso arrecian las agresiones. Que no se nos olvide. Nuestra mejor arma es que el poder sepa que nosotros también lo sabemos. Cuando nos asustamos nos barren.

Ahora que ya no somos tan de ETA ni tan bolivarianos ni tan incendiarios, nos dicen que nos inunda el desencuentro. Que somos como ellos. Que nuestra amistad bebe de las mismas fuentes que las suyas. Algo tenían que decir. Ignoran que hay pactos que no se sellan con palabras, sino con ejemplos. Podemos nació debatiendo y no vamos a dejar de hacerlo.  Es difícil imaginar que dirigentes de cualquier partido en España hagan un debate político como los que conduce Pablo Iglesias en Otra vuelta de Tuerka. ¿Alguien se imagina un debate así entre Rajoy y Floriano, entre Pedro Sánchez y Susana Díaz, entre Albert Rivera y Arrimadas? ¿Alguien recuerda que miembros de cualquier partido debatan públicamente como hemos hecho Íñigo, Carolina, Luis, Pablo o yo mismo en la Tuerka semana tras semana? Siempre supimos que la suerte de Podemos pasaba por empoderar a nuestro pueblo. Y eso se hace con ideas. Y las ideas se alimentan del debate. Y el debate lo hemos peleado en las calles. Hace cuatro años del 15M.

El poder siempre usa sus diferentes armas, que son muchas. Nunca construyen bombas que no terminen lanzando. Los jefes de los arsenales son hoy también los jefes de casi todo lo demás. Nunca les faltan espacios para probar sus artefactos. Si uno no les funciona, sacan otro. Llevan así toda la vida. Lo hemos visto en vivo y en directo en América Latina. No solo tiran sus bombas, sino que luego justifican los destrozos. Una vez desolada la ciudad vienen con el botiquín, un par de tiritas y algo de yodo. Y con la prensa oficial. La Inquisición construye hoy sus autos de fe a través de grandes titulares. A una semana de las elecciones del fin del bipartidismo, toca lanzar  granadas de fragmentación. Sembrar discordia. No aflojemos. Llegamos aquí con la alegría de un gran reto: cambiar este país. Nadie dijo que fuera a ser sencillo. Apretemos el pulso. Recordad el miedo y la resignación que tenía nuestro país hace un año. Recordad esa promesa que nos hizo el 15M hace cuatro años de hacer posible lo imposible. Hemos hecho lo más difícil. Cuando vean que esto ya no es un juego de dos jugadores adictos al tongo, la ciudadanía tendrá que asumir muchas tareas. Podemos no es otra cosa que tu responsabilidad.

Los poderosos sólo juegan a la democracia si las cartas están marcadas. Por eso el único proyecto que tenían era Eurovegas. Podemos ha venido para exigir una baraja nueva, que los tahures saquen los ases que esconden en la manga, que los jugadores veteranos y sus pupilos aseaditos sinceren el pacto que tienen entre sí de ganar una mano cada uno. Podemos ha venido para que los dueños de toda la ciudad quiten ese cartel que dice “la banca siempre gana”, para que los que han sido pillados haciendo trampas no puedan volver a sentarse en la mesa, para que dejen de representar enemistad cuando se sabe que son trileros conchabados para volver a engañar a los incautos. Podemos ha venido a levantar el tapete, abrir las ventanas y disipar el humo. Las amenazas con patear del tablero de los rateros y cortabolsas de lo público ya no dan miedo. Son ellos los asustados: el miedo, ya lo vimos en las elecciones europeas, está cambiando de bando. También la alegría.

Conocéis el escenario que nos dejan: paro, precariedad, pérdida de derechos, exilio económico, autoritarismo, integrismo contra las mujeres, entrega de nuestro país a potencias extranjeras, vuelta al privilegio educativo, corrupción, impunidad… El Partido Popular, con el inexplicable apoyo del PSOE, está intentando cambiar el contrato social en España. Ese que firmaron nuestros mayores: paz social a cambio de ascenso social. Los del bipartidismo lo han roto. Hace unos años ser mileurista era un insulto. Hoy es un sueño. Tenemos que conformarnos con las migajas que caen de la mesa de los ricos y sus mayordomos. Que no se nos gaste la indignación. Aprendimos a no creernos sus mentiras. Volvamos a recordarles que son unos mentirosos.

Susana Díaz adelantó las elecciones para posicionarse de manera favorable en la pelea de su partido e intentar limitar el ascenso de Podemos (después de los ERE vendría Aznalcóllar). Su error y su arrogancia, creen en el PSOE,  los tienen que sufragar todos los andaluces. En la política española, nadie se atreve a pagar los platos rotos. No hay solución que no pase por atrevernos a decir basta. En un país decente, Esperanza Aguirre no podría presentarse a las elecciones. En ningún caso, esta señora, rodeada de corruptos, que ha elegido a políticos corruptos, que ha construido un gobierno de corruptos, que ha alabado y ha sido alabada por corruptos, que come en la mesa con corruptos, saldría indemne de una sola rueda de prensa. Podemos nació para poner freno a tantan inmundicia. Ciudadanos, para envolverla en papel de celofán. Por eso es un fraude apoyado por banqueros y empresarios del Ibex35. Podemos es tu indignación convertida en una herramienta política.

En el aniversario del 15M, y sin querer representar aquél irrepresentable movimiento ciudadano, Podemos se ha convertido en la única interferencia en el melífluo hilo musical de una almibarada marca España que en verdad vuelve a ser la España de los santos inocentes. Podemos apenas está arrancando. Somos un partido joven, apenas un instrumento en marcha. Lo relevante es tu indignación, tu falta de tolerancia a las mentiras eternas, tu negativa a que te traten como a un menor de edad que necesita siempre la tutela de sus mayores. Podemos nació para que dejáramos de delegar la política. Votar es esencial. Y eso les llena de miedo. Luego, queda todo lo demás. Y que tu responsabilidad se convierta en una exigencia innegociable.

Publicado en Comiendo tierra | Etiquetado , , , , | 94 comentarios