Los últimos cartuchos contra Podemos

3 de mayo

Decía mi abuela que cuando un tonto coge un camino, el camino se acaba pero el tonto sigue. Y ahí siguen, demonizando a Podemos. Sin ideas, las amenazas fungen como programa político. Como los bárbaros del poema de Kavafis, insultar a Podemos es una solución a la ineptitud de un gobierno que tiene a España mucho peor de como la encontró. Y mira que Zapatero la dejó hecha unos zorros y entregada a los mandatos imperativos de la Troika. Dijimos en su momento que el PP no era una alternativa creible. Era la cruz de una moneda trucada. Pero cuando te han educado en la medicina A o la medicina B, dejar de medicarte cuesta, pese a que te des cuenta de que ambas te generan profundos efectos secundarios. El bipartidismo entre el PSOE y el PP es el placebo de un paciente que sólo se va a curar cuando vuelva a confiar en sus propias fuerzas.

Podemos no viene de la nada. Es tan evidente que da reparo repetirlo. Lo que ocurre es que, borrachos de sus diferentes impunidades -académicas, políticas, mediáticas, económicas- los puntales del régimen no lo vieron venir. Ahora se mezcla el bochorno de su ceguera,  la ira ante su soberbia humillada y el miedo a no poder controlar a una formación política que no debe favores a nadie, que está determinada a gobernar y a pedir cuentas por todos los desperfectos. Mal asunto para los que han gobernado España con impunidad (y tribunales de cuentas y de cuentos poblados de amiguetes) que surja una formación que no debe dinero a ningún banco, que no tiene contratos con las multinacionales, que no necesita sobres ni sobresueldos y que cuenta con una enorme simpatía popular que le permite financiarse simplemente apelando a la responsabilidad democrática de la gente. Por eso las acusaciones poco creíbles de que Podemos es ETA (como el 15M, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, las defensoras del derecho al aborto, los escraches, Madina, Zapatero, rodear el Congreso, etc.) pese a sus mil condenas de la violencia, o que se financia por un gobierno extranjero. Por cierto, que hay que ser muy sinvergüenza para jugar con el dolor de las víctimas reales y equiparar cualquier amenaza política con los crímenes de ETA. Y hay que ser muy imbécil para ignorar que financiarse un partido por un gobierno extranjero es un delito que ya habrían solventado los tribunales. Se les han gastado los cartuchos.

Entonces viene lo que les resta. Lo que ha hecho históricamente la derecha: amenazar con medidas de fuerza. John Müller, periodista económico que hasta hace poco era Director Adjunto del diario El Mundo (qué papelón está haciendo El Mundo en esta fase final del régimen del 78) ha señalado recientemente como posible salida para España el guión que ya le escribieran a Pinochet para el Chile de Allende (quizá le ha traicionado a Müller su origen chileno). A cualquier demócrata le resuenan las palabras de Kissinger en junio de 1970 (las elecciones que darían la victoria al Frente Popular serían en septiembre) justificando un golpe de Estado contra Allende: “Yo no veo por qué debemos quedarnos indiferentes, mientras un país cae en el comunismo por culpa de la irresponsabilidad de su pueblo”. En una entrevista a LibertadDigital promocionando, como no, un libro oportunista sobre Podemos, repite que  “si mañana los españoles enloquecen y le dan la mayoría a Podemos tenemos que irnos del país o luchar o lo que sea”. Y, como no puede ser de otra manera, insiste en que argumentamos, dice, como ETA. Vamos, que somos igual que ETA. Y ya está todo servido. ¿Otra vez escuadrones de la muerte? Temprano empieza a madrugar la madrugada. ¿Pero tiene algo en la cabeza toda esta gente?

Debieran saber que todos aprendemos del pasado. Y que aquí ya hay mucho pueblo apoyando a Podemos. Que los que estamos construyendo patria somos nosotros. Dejen de jugar con fuego. Dejen de sembrar miedo, de amenazar, de insultar. Aunque les cueste, acepten que la democracia implica también perder. Y sepan de una vez por todas que estas amenazas, además de un delito, son una enorme estupidez. Los ataques a Podemos demuestras una degradación de la política española que para encontrarla hay que cambiar de siglo y caminar hacia atrás unos cuantos decenios. Aunque quizá, como una señal más de esa degradación, sea sólo propaganda de baratillo para vender algún libro más. En el cierre del régimen todo se repite como sainete.

Publicado en Comiendo tierra | Etiquetado | 110 comentarios

Demasiados hombres aún odiando la libertad de las mujeres

Imagen de previsualización de YouTube

Nos despedimos de la Tuerka hasta septiembre. Hemos decidido terminar reflexionando sobre el derecho a decidir de las mujeres. Las grandes olvidadas de la crisis. Durante esta temporada hemos luchado para que la igualdad entre hombres y mujeres sea más cierta. Sabemos que nos queda mucho. Os queremos dejar con la renovada lucha de las mujeres por su soberanía como un símbolo de algo que sabemos bien: las luchas de ayer son los derechos de hoy, y las luchas de hoy, los derechos de mañana. El documental “Yo decidido: el tren de la libertad” es una invitación a que todos hagamos nuestra parte. Y si no hemos entendido que la lucha de las mujeres es también la lucha de los hombres, a empezar de nuevo.

Publicado en Comiendo tierra | Etiquetado , | 15 comentarios

La Real Academia de la Lengua es ETA

Imagen de previsualización de YouTube

La calidad de una democracia se refleja en el espacio político que tienen las alternativas. El respeto al cambio político, el tratamiento mediático de lo nuevo, el fair play del gobierno y las instituciones con lo que se está abriendo paso son rasgos de una democracia que, porque se sabe consolidada, entiende que las novedades han surgido por algo. En España, por eso mismo, la calidad de la democracia está por los suelos. Cualquier propuesta nueva que señale las insuficiencias del régimen es demonizada. Lunes, miércoles y viernes, Podemos es ETA. Martes, jueves y sábados, es Venezuela. El domingo descansan, que para eso somos un país católico. Y mientras, el régimen del 78 se degrada y se degrada.

Y aquí os dejamos a Kavafis: esperando a los bárbaros.

Imagen de previsualización de YouTube

Publicado en Comiendo tierra | Etiquetado , , | 61 comentarios

Idiotas o ciudadanos, Forrest Gump o Espartaco, indignados o resignados

espartacoKirk-Douglas-in-Stanley-K-006

Que las dificultades no se conviertan en murallas infranqueables. Que si los muros se elevan al cielo, hagamos escaleras más altas. La política es la libertad reunida de todas las cesiones de libertad que hace un pueblo. Recuperemos todo lo delegado.

Este fin de semana, en el encuentro de Municipalia, reinaba el sol dentro y fuera de los muros que nos albergaban al costado del Paseo del Prado.  Andábamos en uno de los espacios donde empezamos a pensar en voz alta sobre la necesidad de salir del desgobierno del ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. Hartos ya de estar hartos. Sabiendo que el miedo ha empezado a cambiar de bando. Procesos de cambio, de una manera diferente de hacer política que arrancan de lejos y cobraron cuerpo en las elecciones europeas del 25M. Recuperar la democracia recuperando otra vez los municipios.

En un intermedio del encuentro, una mujer joven se me acercó. Con inquietud me preguntó qué podía hacer para que su nuero encontrara razones para que la política volviera a merecerle la pena. Como tanta gente, había hecho su parte para traer la democracia, hacer más dignas nuestras ciudades, lograr unos servicios sociales decentes. Pero ahora sólo veía ruinas. Y lo único que le interesaba era despotricar por el mal estado de los escombros.

El poder nos ha hecho niños asustados a los que les basta un grito para irse al rincón a llorar. También nos castiga con dureza cuando queremos ser tratados como adultos (trabajos precarios y siempre bajo amenaza de despido, un mundo despiadado donde personas, cosas y sueños se han convertido en mercancías, ciudades donde nos sentimos desconectados de los otros y de cualquier sentido, un desarrollo tecnológico que nos desborda, un mundo de las finanzas que nadie en su sano juicio puede entender, una represión desde el poder que está empezando a tomar formas de dictadura). La cultura, con la que debiéramos darnos el sentido que nos falta, está patrocinada por algún gran almacén o por una multinacional de la energía y en vez de abrirnos puertas nos entretiene hasta hacernos inútiles encerrados en la habitación con juguetes rotos.

Le prometí mandarle mi solución. Cómo salir de la condición política de “idiotas”  (en la Grecia clásica, quien despreciaba la vida pública era considerado un enfermo de “idión”, infectado por el virús del desinterés por lo que es de todos. El “idiotés” de donde viene nuestro idiota). He abierto el Curso urgente de política para gente decente por la página 36. Dejo aquí mi respuesta:

************************************************************************

La fórmula de las revoluciones: si no te duele, ¿cómo crees que vas a mejorarlo?

Maquiavelo, golpeado siempre por las intrigas de la corte, decía a su amigo Francesco Vettori:

Al caer la noche vuelvo a casa y entro en mi estudio, en cuyo umbral me despojo de aquel traje de la jornada, lleno de lodo y lamparones, para vestirme ropas de corte real y pontificia; y así ataviado honorablemente, entro en las cortes antiguas de los hombres de la antigüedad. Recibido de ellos amorosamente, menutro de aquel alimento que es privativamente mío, y para el cual nací. En esta compañía no me avergüenzo de hablar con ellos, interrogándolos sobre los móviles de sus acciones, y ellos, con toda humanidad, me responden. Y por cuatro horas no siento el menor hastío; olvido todos mis cuidados, no temo la pobreza ni me espanta la muerte: a tal punto me siento todo yo transportado a ellos.

No es lo mismo sentarse delante del televisor. Tener criterio reclama alguna incomodidad. Hay libros que son como una patada en el alma. La televisión anestesia. Cuanto menos dolor resistimos, menos dolor queremos, entonces menos dolor resistimos, entonces menos dolor queremos… Shrek 15, Aterriza como puedas 27, Los Pitufos 2, otro reality show, la vida de las princesas y los duques… De tan dolientes nos convertimos en seres indolentes.

Hay una fórmula de la transformación que, cuando se pone en marcha, reelabora el dolor. Las alternativas beben del descontento. ¿Por qué el bombero de Fahrenheit 451 —la novela futurista de Ray Bradbury— despierta de su letargo de burócrata obediente y empieza a preguntarse sobre la bondad de su tarea de quemar libros? Ha hecho falta que una anciana, a la que le descubren su biblioteca prohibida y la entregan a las llamas, decida quemarse con su Quijote y su Guerra y paz, con su Isla del tesoro y su Ilíada. ¿Hubiera ido el capitán Ahab detrás de Moby Dick, la ballena blanca, de no entenderla como un referente del mal? ¿Habría escrito Casanova sus memorias de no haber vivido los frenos del amor como un innecesario castigo heredado del oscurantismo religioso? ¿Hubiera podido Virginia Woolf escribir Una habitación propia de no haberle golpeado saber la suerte que hubiera corrido una posible hermana talentosa de Shakespeare?

La historia de Espartaco narrada por Howard Fast ilumina el momento histórico en el que la válvula del dolor se abrió y protagonizó el primer levantamiento de esclavos contra la poderosa Roma. En la afición decadente por las peleas de gladiadores, la economía venció al derecho y permitió que rebeldes encadenados a las galeras tuvieran la oportunidad de ir a morir a los juegos. Craxio, un esclavo galo condenado a remar de por vida, llega a la escuela de gladiadores de Léntulo. Allí está Espartaco, sacado de la mina para compartir una suerte similar. Un día, después de ver la capacidad de liderazgo natural del esclavo de Tracia, Craxio se acerca y le susurra a Espartaco: «Yo una vez fui libre.» Espartaco, nieto e hijo de esclavos, que no había conocido otra amistad que el chasquido del cuero en las costillas, preguntó: «¿Libre?» Y Craxio le habló de ser ellos los dueños del látigo y la lanza, de ser ellos los vencedores sobre las legiones romanas, de ser ellos los que organizaran su propia vida en forma comunitaria, de ser ellos los que finalmente rompieran todas las fustas y todas las lanzas y todas las espadas. Espartaco salió del letargo y la picadura del látigo le supo diferente. Entonces, elaboró su dolor y lo convirtió en conciencia, y la conciencia movilizó su voluntad para poner fin a las causas de su dolor. Reunió a los demás gladiadores en un momento de descanso y les dijo: «Mirad a vuestro alrededor y decidme una sola cosa que no hayáis creado vosotros. Volved a mirar otra vez a vuestro alrededor y decidme una sola cosa que sea vuestra. Entonces —le hace decir Fast a Espartaco recordando al Manifiesto Comunista—, en la lucha no tenemos nada más que perder que nuestras cadenas. La voluntad se convierte en poder y el poder, finalmente, en emancipación.» Enfrente de un imperio. Doler, saber, querer, poder y hacer. Derrotado, Espartaco triunfó.

Si no interrogas a tu dolor, es un dolor improductivo, inútil, igual que si lo reelaboras como una necesidad. Se trata, muy al contrario, de elaborar el dolor desde una perspectiva de justicia, de la exigencia de la igualdad, del mandato de entender que, por nacimiento, todos los seres humanos son iguales en dignidad. La política es el reflejo de los dolores de cada época, de la forma en que se entienden y de la manera en que se remedian. También de cómo se entiende la justicia. Sin embargo, hay un hilo rojo que atraviesa toda la historia. Desde que pensamos la política, hay personas que creen que «para todos todo» y otros que construyen el privilegio.

Cuando entiendes cómo es la corriente profunda de la historia, sabes cuál es tu lugar en el mundo. En Cambio político y movimiento obrero bajo el franquismo, el historiador Xavier Domènech cita a Manuel Navas, un obrero de la empresa ASE/ CES con las cosas claras: «Parábamos la empresa muy a menu-do. [...] Una vez, una de tantas, el gerente, que era sueco, me llegó a decir: “Pero vamos a ver, Navas, pero ¿qué quieres?” En aquel tiempo había una serie de televisión sobre Marco, que era un niño italiano que se iba a América a buscar a su mamá, y le dije: “Yo lo que quiero es que Marco encuentre a su mamá.” El tío se desmontó absolutamente: “Haz lo que quieras.”» Si sabes dónde está Ítaca, ya has caminado una parte importante del camino.

***********************************************************************

De eso se trata: de que cada cual elabore su dolor para regresar a Itaca.

Publicado en Comiendo tierra | Etiquetado , , | 29 comentarios

España ha dejado de ser monárquica (sobre Felipe VI el breve)

Ciudadanos detenidos por llevar banderas republicanas; un jefe del Estado que no hemos elegido los españoles; un traje militar para recordarnos quién manda en el ejército; invitación de Felipe VI a una gran coalición entre el PSOE y el PP. La monarquía como el tapón que impide el desagüe del régimen del 78. Mal empiezas, Felipe.

Imagen de previsualización de YouTube

Publicado en Comiendo tierra | Etiquetado , , , | 115 comentarios

Tranquilos, que tenemos Mundial (entreteneos pero no os distraigáis)

Imagen de previsualización de YouTube

Mal ha empezado España en el Mundial. Mentiría si dijera que me preocupa. Si alguien está más triste esta noche que cuando anuncian las cifras de paro, los desahucios del último trimestre o la gente que no llega a fin de mes, es que le han robado el alma. Claro que me gustaría que los míos ganasen. Somos monos que se alegran de que los que están cerca de nuestros genes tengán éxito. Esperanza reproductiva. No hay más. Somos así. Pero me alegro de que no nos distraigamos más de lo justo. Recordad que acaba de abdicar un rey, dimitir el Presidente de uno de los principales partidos y que el partido que gobierna acaba de perder más de dos millones y medio de votos. Entreteneos, pero no os distraigais.

Publicado en Comiendo tierra | Etiquetado | 58 comentarios

Comienza el mundial: pueblo contra FIFA

Imagen de previsualización de YouTube

Produce cierta desazón que el comienzo del mundial detenga el entendimiento. ¿Es más importante un repetido escenario de caza -11 contra 11- que arrancar el tapón que impide el desagüe del régimen del 78?  Puedo imaginar un diálogo entre Rajoy, Rubalcaba y el aún ciudadano Felipe de Borbón:

-Tranquilos. Empieza el mundial y la chusma se va a olvidar de la sucesión.

-Es cierto. Ya dije que había que aguantar.

-Pero, ¿si pierde España no está en peligro mi puesto de trabajo?

-¡¡Quieres dejar de decir gilipolleces!!

“A punto está de empezar el partido donde la selección española….”

Publicado en Comiendo tierra | 11 comentarios

Votar todos los días

Captura de pantalla 2014-06-12 a la(s) 13.04.23

Banqueros, Ibex 35, medios de comunicación, Troika votan todos los días. Son los que visitan cuando quieren al Presidente de Gobierno. Son los que toman realmente las decisiones. Quieren que nosotros votemos solamente cada cuatro años. Podemos quiere romper esa barrera. ¿Por qué no votar en 2014 con más frecuencia? Hoy es el día.

Como sabrás, hoy y mañana estamos otra vez votando en Podemos. Claro que aún estamos llenos de incertidumbres; claro que no siempre la comunicación fluye como quisiéramos; claro que nunca las circunstancias son las mejores para avanzar en un proyecto que quiere reinventarse nuestro país. Pero algo tenemos claro: cualquier solución pasa porque la gente se implique, delibere y dé su opinión. No es extraño que esta semana haya sido la de mayores ataques a Podemos. Porque hoy es el momento de que busques dos minutos de tu tiempo y entres en “https://vota.podemos.info”.

Uno de los momentos personales más hermosos del desafío de Podemos ha sido recorrer todo el país invitando a crear Círculos. Muchos meses en cada rincón de España, saltando a Canarias y a Baleares, viendo las dificultades para ir de Asturias a Cataluña, de Extremadura a Levante, del País Vasco a Galicia (¡Pero cómo vamos a construir una España federal si no es posible ni comunicarnos!). Siempre, como una esperanza repetida, una enorme ilusión. La que demasiada gente creía perdida. Y tres grandes resultados: el miedo que le hemos metido a la casta (y de ahí los muchos ataques); un millón doscientos cincuenta mil votos (que encuestas posteriores han multiplicado hasta 58 posibles diputados); y la voluntad de crear una organización política que ayude a olvidar el régimen del 78: este es nuestro reto ahora.

Hoy y mañana estamos votando dos posibles equipos para organizar la Asamblea Ciudadana Sí se puede que tendrá lugar en otoño. Uno encabezado por Pablo Iglesias; otro articulado por compañeros y compañeras del Círculo de Enfermería. La única misión de este equipo es escuchar a los círculos, a los votantes, a la gente, a los expertos y presentarnos una propuesta de organización que entre todas y todos votaremos en otoño.

La tarea es ardua. Mucha gente por escuchar, muchos viajes, muchas ideas que procesar. Necesitamos un equipo eficaz y comprometido con el método Podemos. El de la confianza en la gente. En toda la gente. Los que pusimos en marcha esta aventura democrática ofrecemos una lista en la que esperamos depositéis vuestra confianza. Todo lo logrado hasta ahora es un buen aval para apoyarla. Que la encabece Pablo y que formen parte de ella personas que han estado estos cinco meses impulsando Podemos desde cada rincón del estado es, para mí, una garantía de que lo que nos van a presentar en otoño nos va a permitir trabajar con mucha eficiencia para sacar adelante la nueva organización que necesitamos. Seguro que la lista que presenta el Círculo de Enfermería está llena de valor. Pero creo que el trabajo desarrollado hasta hoy invita a confiar en la propuesta que presenta Pablo Iglesias. Y tenemos que ser varios miles los que votemos para volver a callar la boca a los agoreros y los que quieren que Podemos desaparezca.

Vamos a votar todas y todos entrando en “https://vota.podemos.info”. Y vamos también este sábado a encontrarnos en la Facultad de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid, a las 11 de la mañana, para discutir de tantas cosas como queremos compartir. Porque Podemos. Claro que Podemos. Porque tenemos tanta alegría es porque ellos tienen tanto miedo.

Publicado en Comiendo tierra | Etiquetado , , | 36 comentarios

Prensa rosa y monarquía opaca en la III restauración borbónica

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube

Felipe VI no tiene legitimidad de origen porque no se ha sometido a una consulta popular (su padre tampoco la tenía al venirle la corona del dictador Franco a través de la ley de sucesión de 1969). No tiene legitimidad de ejercicio porque toda su vida ha vivido a cuerpo de príncipe rodeado de pijos con los que, dicen las buenas lenguas, se siente francamente bien, lejos de las molestias que causan los vulgares trabajadores cuando hacen otras cosas que limpiarte el palacio o servirte la comida. Le queda como único soporte la legitimidad dinástica, cuando ya ese asunto nos vale una higa a los españoles. Por eso van a intentar legitimarle los partidos del régimen del 78. ¿Cómo? Entregándole la llave de alguna solución al conflicto territorial que, al tiempo, desmovilice esa calle que ha desbordado la jugada de Mas y de la burguesía catalana. Como el PP suele comportarse más como una asociación para llevárselo crudo que como un partido con una idea de país, le corresponde al PSOE llevar este asunto. De ahí que Rubalcaba aguante, no vaya a ser que las bases socialistas tumben el asunto.

La otra parte la va a hacer la prensa y los programas del corazón. Incluido El país, que es al diario aquél de la transición lo que Felipe González al tipo aquel de la chaqueta de pana. Aunque ya entonces también fueran mentira. Comienza la III Restauración borbónica. Atentos a los lugares que por lo común despreciamos y son los que construyen el sentido común.

Programa entero de La Tuerka con Karmele Marchante, Mabel Casado, Víctor Sampedro, Pilar Velasco, Shangay Lily y Andreas Bild: Imagen de previsualización de YouTube

Publicado en Comiendo tierra | 36 comentarios

Intervención de cierre de campaña en Sevilla

“Si en vez de ser pajarillo fueramos tigre Bengala

a ver quién sería el guapito de “meterno” en una jaula”

Carlos Cano

Imagen de previsualización de YouTube

Publicado en Comiendo tierra | 31 comentarios